Iglesia en Salvatierra-Agurain

ÁLAVA
Hallan restos de una iglesia desconocida previa a la fundación de Salvatierra
Los arqueólogos descubren un muro del templo y dicen que «Agurain también era una aldea importante, como lo fue Gasteiz»
02.09.07 –
F. GÓNGORA p.gongora@diario-elcorreo.com


Los cascos antiguos de Vitoria, Salvatierra o Laguardia se parecen hasta en sus restos arqueológicos. A medida que los historiadores husmean el origen de las villas reales alavesas aparecen nuevos vestigios de su semejanza.

Una similitud, por ejemplo, es que cuentan con dos iglesias en su recinto interior -Santa María y San Juan en Salvatierra y en Laguardia, y Santa María y San Vicente en Vitoria-. Lo que no se sabía hasta ahora es que también tuvieron dos iglesias prefundacionales en las tres localidades.

Es la principal conclusión del último descubrimiento arqueológico en el recinto medieval de Salvatierra. «Hemos hallado un muro de una iglesia anterior a la de Santa María y que se levantó sin duda antes de la fundación de la villa en 1.256. Como ya conocemos otra ermita anterior, la de San Martín, podemos decir que estamos ante una aldea importante, como en su día Gasteiz, que existió obviamente, antes de que Alfonso X le diera fuero», indica Javier Ajamil, responsable de la excavación.

Los importantes restos han sido encontrados junto a la puerta principal de la iglesia de Santa María, cuyo acceso se quiere recuperar. El hallazgo completa los descubrimientos de Rafael Varón, de la empresa de arqueólogos Ondare Babesa, en la calle Zapatari, que sacaron a la luz restos de «recintos habitacionales» y de muros correspondientes a las primeras casas del siglo XI.

Palacio incendiado

Pero no acaban ahí los nuevos descubrimientos. Un hecho que ha marcado como ninguno el devenir de la localidad también está presente en estas excavaciones. Se trata del enfrentamiento armado entre el señor de la villa, el conde de Salvatierra, y los vecinos. El que fue uno de los líderes de la revuelta contra el emperador Carlos V cerró la puerta norte de la muralla para reforzar uno de los torreones de su palacio. Entonces se abrió un nuevo acceso que no gustaba a los vecinos porque tenían que pasar por encima de las tumbas de sus antepasados. Cuando Pedro López de Ayala cayó en desgracia y se quemó su palacio, la obra se tapó. «Es lo que ha aparecido ahora», resalta Javier Ajamil, para quien es importante el hallazgo cuando se celebra el sexto centenario de la muerte del primer señor de Salvatierra, Pedro López de Ayala, el canciller.

Entre las tumbas que han aparecido en el área excavada junto a la iglesia de Santa María destaca una en la que se han encontrado hasta cinco esqueletos, prueba de su reutilización.

Entradas relacionadas: