RESTAURACIÓN DEL TRAMO NOROESTE DE LAS MURALLAS DE PEÑACERRADA-URIZAHARRA (ÁLAVA)

Desde septiembre de 2012 hasta el mes de marzo del presente
año Ondare Babesa S.L. ha llevado a
cabo control arqueológico de las obras de restauración del tramo noroeste de
las murallas de Peñacerrada-Urizaharra (Álava), encargado por Arabarri/Arabako Lanak. Los objetivos de este
seguimiento eran, principalmente, que las obras se ajustaran a lo establecido
en el proyecto de ejecución sin provocar daños innecesarios al monumento; la
documentación del proceso para dar cuenta a las instituciones implicadas tanto
de los trabajos realizados como de la actuación arqueológica que conllevaban;
y, finalmente, prestar el asesoramiento técnico necesario a los operarios
encargados de las obras de rehabilitación siempre que se nos requiriera o que creyéramos
conveniente.
Estado previo de la muralla. Fotografía: Javier Ajamil para Ondare Babesa, S.L.
Trabajos de rehabilitación en el interior de la muralla. Fotografía: Javier Ajamil para Ondare Babesa, S.L.
 El tramo de muralla ahora restaurado es el que discurre por
la parte trasera del edificio situado en la calle Saturnino Bajo, nº 15 y por
la de los solares libres de edificaciones de la calle Barón de Benasque a lo
largo de casi 75 m. Pese a su mal estado de conservación, este alzado de la
muralla era el que presentaba un aspecto menos alterado por actuaciones
posteriores, aunque precisamente por ello, la exposición continuada a los
agentes meteorológicos y ambientales habían provocado una serie de
desprendimientos que restaban espectacularidad a este tramo. A ello habría que
añadir, el expolio sufrido para el aprovechamiento de la piedra una vez que la
muralla perdió su finalidad defensiva para convertirse en un simple muro de
contención, primero a partir del siglo XVI y, sobretodo, a finales del siglo
XIX.
Vista parcial del tramo restaurado y suplementado con gaviones para mostrar parte de la altura de la muralla. Fotografía: Javier Ajamil para Ondare Babesa, S.L.

Vista del trazado intramuros. Fotografía: Javier Ajamil para Ondare Babesa, S.L.


Entradas relacionadas: